Cráneo humano, de 400.000 hallado en Portugal

Un gran equipo de investigación internacional, dirigido por el arqueólogo portugués João Zilhão, ha encontrado el cráneo humano más antiguo en Portugal, marcando una importante contribución al conocimiento de la evolución humana durante el Pleistoceno medio en Europa y al origen de los neandertales. Representa el fósil humano más occidental jamás encontrado en Europa durante la época del Pleistoceno medio y uno de los más tempranos en este continente que se asocia con la industria lítica achelense.

Craneo PortugalEn este sentido, el coordinador del trabajo de paleoantropología, Juan Luis Arsuaga, ha explicado que se trata de un “hallazgo excepcional y único debido a la dificultad de la excavación del fósil, así como a la coincidencia de que se conozca al mismo tiempo la antigüedad y la cultura”.

“Hay mucho que estudiar todavía pero este descubrimiento nos indica cómo eran los primeros europeos de la cultura archelense, los fabricantes de hachas de mano (ha explicado Arsuaga). Se trata de un trabajo muy laborioso porque el cráneo formaba parte de una roca y hemos dedicado dos años y medio a ir extrayendo de forma mecánica el fósil de la roca hasta que se ha podido contemplar.

En contraste con otros fósiles de este mismo periodo de tiempo, muchos de los cuales están mal datados o carecen de un claro contexto arqueológico, el cráneo descubierto en la cueva de Aroeira en Portugal está bien datado en hace 400.000 años y apareció en asociación con abundantes restos faunísticos y herramientas de piedra, incluyendo numerosas bifaces (hachas de mano), como detallan los investigadores en un artículo que se publica en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

Arsuaga, que ha puesto en valor la colaboración hispano-portugesa, ha explicado a esta agencia que es trata de “un fósil que está muy bien datado, unos 400.000 años, y tiene un contexto arqueológico que se conoce muy bien; lo que lo convierte en un fósil singular, así, se dan dos condiciones que no se suelen encontrar juntas: una buena datación y un buen contexto arqueológico, mientras que en otros fósiles europeos se conoce la edad o la cultura, y no los dos a la vez”. “Nos lleva a plantearnos otras serie de preguntas como si eran autóctonos europeos o venían de África”, ha apuntado.

“Éste es un interesante descubrimiento de fósiles de la Península Ibérica, una región crucial para entender el origen y la evolución de los neandertales”, ha afirmado uno de los miembros del equipo, Rolf Quam, profesor asociado de Antropología de la Universidad de Binghamton y la Universidad Estatal de Nueva York, en Estados Unidos.

“El cráneo Aroeira es el fósil humano más antiguo que se haya encontrado en Portugal y comparte algunas características con otros fósiles de este mismo periodo en España, Francia e Italia. El cráneo de Aroeria aumenta la diversidad anatómica en el registro fósil humano de este periodo, sugiriendo que diferentes poblaciones mostraron combinaciones de características algo diferentes”, ha detallado.

El cráneo se encontró en el último día de la temporada de campo de 2014. Dado que los sedimentos que contenían el cráneo en el sitio de Aroeira estaban firmemente cementados, el cráneo fue retirado del sitio en un gran bloque sólido y se trasladó al laboratorio de restauración del Centro de Investigación sobre la Evolución y el Comportamiento Humano, un centro de investigación paleoantropológica en Madrid, para su preparación y extracción, un proceso cuidadoso que duró dos años.

“Los resultados de este estudio sólo son posibles gracias al arduo trabajo de numerosas personas en los últimos años –ha subrayado Quam–. Esto incluye a los arqueólogos que han excavado en el sitio durante muchos años, el preparador que sacó el fósil de la roca circundante, los investigadores que escaneron el espécimen mediante TC e hicieron reconstrucciones virtuales y los antropólogos que estudiaron el fósil. Este estudio representa una verdadera colaboración científica y me siento afortunado de estar involucrado en esta investigación”.

“He estado estudiando estos sitios durante los últimos 30 años y hemos recuperado importantes datos arqueológicos, pero el descubrimiento de un cráneo humano de esta antigüedad e importancia es siempre un momento muy especial”, ha afirma el doctor Zilhão. El nuevo fósil será la pieza central de una exposición sobre la evolución humana que se instalará en octubre en el Museu Nacional de Arqueologia en Lisboa, Portugal.

En la investigación han participado asimismo Joan Daura (UNIARQ y SERP UB) y cuatro investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, todos ellos del Centro Mixto UCM-ISCIII: Juan Luis Arsuaga (paleoantropólogo), Montserrat Sanz (arqueóloga), María Cruz Ortega (restauradora) y Elena Santos (paleontóloga).

Por su parte, la arqueóloga Montserrat Sanz dirigió los trabajos de excavación junto con el arqueólogo Joan Daura (Universidad de Lisboa). Sanz describe el hallazgo como “un regalo inesperado”. “Quedaba un rincón muy pequeño para terminar de excavar; de hecho era el último día y estábamos preparando la excavación para hacer la documentación y las fotografías correspondientes al fin de campaña del 2014, cuando apareció el cráneo al lado de una gran columna estalagmítica”, ha concluido.

Fuente: La Vanguardia

Spread the word. Share this post!

Leave Comment