¿A qué velocidad podían desplazarse los dinosaurios?

¿A qué velocidad podían desplazarse los dinosaurios? ¿Cómo se puede conocer el tamaño de un saurópodo midiéndole el fémur? ¿Qué métodos hay para calcular el peso de los dinosaurios? Estas son algunas de las incógnitas que se pueden resolver con una aplicación  diseñada por el profesor Antoni Monleón Getino, del Departamento de Genética, Microbiología y Estadística de la Universidad de Barcelona, en colaboración con Biel Stela (UPF).

Esta app será una nueva herramienta pedagógica y divulgativa que ayudará al público más joven a descubrir algunos de los secretos que esconde el extraordinario esqueleto fosilizado de uno de los dinosaurios que más ha inspirado el mundo del cine y que más ha contribuido a crear el mito en torno a estas criaturas: el Tyrannosaurus rex. Descubierto en Montana (Estados Unidos) en septiembre de 2013, este esqueleto de hace unos 67 millones de años se reconstruyó bajo la supervisión del paleontólogo Anne Schulp y el biólogo Freek Vonk, y se instaló en el Centro de Biodiversidad Naturalis, el Museo de Ciencias Naturales de Leiden. Corresponde a uno de los mayores depredadores que poblaban la Tierra, de dientes afilados y mordedura mortal, que fue el terror de los animales del Cretácico. El esqueleto fosilizado presenta el 80 % del volumen óseo original, lo que sitúa este ejemplar en las primeras posiciones del ranking de esqueletos más completos y mejor conservados de Tyrannosaurus rex que existen en el mundo. Este estado de conservación se debe a que, cuando murió, una espesa capa de arena cubrió el esqueleto.

La colaboración del profesor Antoni Monleón Getino, que es miembro del Grupo de Investigación de Bioestadística y Bioinformática (GRBIO) —integrado en la plataforma Bioinformatics Barcelona (BIB)—, forma parte del asesoramiento científico impulsado por el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont para la muestra «T. Rex. Trix, el tiranosauro mejor conservado del mundo», que se exhibe en el CosmoCaixa de Barcelona.

Fuente: Universidad de Barcelona

Comparte esta entrada de nuestro Blog