Candelarihynchus padillai, un pez en el Monasterio

Recreación del aspecto que pudo haber tenido Candelarihynchus padillai

Hace unos tres años, un curioso niño de 10 años estaba de gira en un monasterio colombiano cuando vio algo extraño a sus pies. Vio en las losas lo que parecía un pez, así que tomó una foto. Unos días más tarde llevó esa imagen a un cercano Centro de Investigación Paleontológica, donde los científicos pudieron decir con certeza que el niño había tropezado con un fósil. Notificaron a sus colegas de la Universidad de Alberta y, con los esfuerzos combinados de investigación de múltiples fuentes, descubrieron que el niño había descubierto un antiguo grupo de peces que nunca antes había sido registrado en las Américas.

Vemos que la región tropical era un crisol de criaturas que vivían allí“, dice Oksana Vernygora, la estudiante de doctorado que dirigió el estudio. “Solo tenemos que ir y explorar“.

El camino al descubrimiento

Situado en las afueras de Ráquira, Colombia, el Monasterio de La Candelaria se encuentra a aproximadamente una hora en coche de la ciudad. El complejo del siglo XVII consiste en una capilla, un pequeño museo, un patio y una cueva en la que habrían vivido los monjes agustinos que fundaron el monasterio. (Hoy en día también un hotel para turistas).

Hace unas dos décadas, comenzó la construcción de los pasillos del monasterio, trayendo piedras de una pequeña cantera andina en Boyacá, a una media hora de distancia. La cantera había sido abierta específicamente para extraer material para proyectos de construcción, y se había cerrado nuevamente justo después de que se extrajeron las piedras. Los investigadores de la Universidad de Alberta pudieron rastrear las piedras hasta esa cantera.

El fósil estaba completamente fuera de contexto“, dice el coautor del estudio, Javier Luque. “La cantera era desconocida para nosotros“. Ahora que hay interés paleontológico en las piedras de esa cantera, se permite el ingreso de investigadores.

Encontrado el “pez lagarto”

La especie de pez se llama Candelarihynchus padillai, llamada así por el monasterio donde se encontró y la palabra griega que significa “nariz“. Es un “pez lagarto” delgado, de mandíbula larga y finos dientes que mide 16 pulgadas de largo. El pez habrían surcado las rápidas aguas de Sudamérica hace 90 millones de años durante el Período Cretácico Superior, depredando pequeños organismos como crustáceos, larvas y moluscos. El pez no tiene un equivalente moderno, pero habría podido migrar largas distancias y su aspecto es similar a las barracuda actuales.

Fósil de Candelarihynchus padillai

Este es el primer fósil de su tipo que se ve en Sudamérica, y está casi intacto. Debido a que es bidimensional, el fósil se mantuvo preservado durante años, mientras que docenas de visitantes pisaron la pasarela de la que formaba parte.

El registro fósil de América del Sur es escaso y anteriormente estaba restringido solo en Brasil. Descubrimientos más recientes han revelado fósiles marinos en Argentina y otras partes de Colombia.

Este nuevo hallazgo da una idea de cómo se dispersaron por el océano estos peces lagarto. También podría proporcionar pistas sobre cómo se adaptaron los peces a un entorno cambiante, lo que podría ser útil para predecir cómo se adaptará la vida marina de hoy al calentamiento de las aguas. “Estamos descubriendo una nueva diversidad en los trópicos“, dice Vernygora.

Regresando

Nuevo Diseño – Megalodon/Hombre, en tu TiendaMuseos

Desafortunadamente, los investigadores perdieron contacto con el niño que encontró el fósil. Solo tienen su nombre y correo electrónico, pero esperan que con la reciente publicación del documento, él se presente de nuevo para que puedan darle el crédito adecuado.

Sería un placer darle oficialmente una copia del artículo y agradecerle en persona por brindarnos un descubrimiento tan sorprendente“, dice Luque. “A veces se necesita un poco de curiosidad y una mente inquisitiva“.

Y ahora que se ha descubierto una nueva especie de antiguo pez, ¿qué sigue para los investigadores?. “Definitivamente mirar y explorar“, dice Vernygora. “Hay que buscar más“.

Referencia: A new Cretaceous dercetid fish (Neoteleostei: Aulopiformes) from the Turonian of Colombia. Oksana Vernygora, Alison M. Murray, Javier Luque, Mary Luz Parra Ruge & María Euridice Paramo Fonseca. Journal of Systematic Palaeontology Vol. 0, Iss. 0, 2017.

Fuente: VistaMar

Sígenos en nuestras RRSS

Comparte esta entrada de nuestro Blog