Gigantopithecus blacki, fue un pongo divergente temprano

Un estudio, con participación española, ha recuperado la evidencia molecular más antigua sobre la evolución de los homínidos gracias a la reconstrucción de las proteínas del esmalte de un molar fósil del simio gigante extinto Gigantopithecus blacki de dos millones de años de antigüedad. Su análisis ha logrado resolver la duda de si perteneció o no al linaje

Danuvius guggenmosi, un simio bípedo del Mioceno en Alemania

El hallazgo en Alemania de los restos del primer simio bípedo, con 11,6 millones de años de antigüedad y una anatomía similar a grandes simios (por los brazos) y homininos o humanos (por las piernas), muestra que los primates empezaron a caminar erguidos en los árboles, no en el suelo. Este gran paso ocurrió durante

El rostro de Australopithecus anamensis

Fuente El Mundo El fósil permite reconstruir el aspecto de esta especie que convivió con Australopithecus afarensis, a la que perteneció Lucy. Tenían un cerebro pequeño pero ya andaban erguidos. En 2016, un pastor de la tribu Afar llamado Ali Bereino encontró un hueso fosilizado en la región de Woranso-Mille, en Etiopía. Se lo enseñó