Proteroctopus ribeti

Proteroctopus ribeti, fósil de un cefalopodo del Jurásico

Los paleontólogos ofrecen una nueva imagen de un cefalópodo primorosamente conservado Los fósiles bien conservados de cefalópodos no abundan. Si bien las conchas de los amonites, los rostros de los belemnites y otros vestigios de las partes duras del cuerpo se cuentan entre los elementos más abundantes del registro fósil, los paleontólogos raramente consiguen observar

Huevos de cocodrilomorfos

Describen los huevos de cocodrilomorfos más antiguos conocidos hasta la fecha

Investigadores portugueses de la Universidad Nova de Lisboa, el Museo de Lourinhã, la Universidad de Évora y la Universidad de Copenhage (Dinamarca), han descrito los huevos cocodrilomorfos -un importante grupo de reptiles que incluyen a los Crocodilianos y a otras formas extintas relacionadas- más antiguos localizados hasta la fecha, procedentes de rocas de hace 150

La ultima comida

La ultima comida de un Dinosaurio

El descubrimiento sugiere que el pequeño dinosaurio, perteneciente al período Jurásico en la Patagonia, devoró las semillas en vez de tomarse el tiempo necesario para masticarlas. Un reciente descubrimiento del período Jurásico en la Patagonia muestra ahora la última comida de un dinosaurio, fosilizada en sus entrañas. El hallazgo corresponde a una nueva especie de

Tetrapodophis, la serpiente con patas, sería en realidad un lagarto dolichosaurio

Fuente INIVERSITAM Un fósil de aspecto extraño fue aclamado como un hallazgo de una vez en-la-vida: supuestamente se trata de una instantánea rara de la forma en que las serpientes evolucionaron a partir de lagartos de cuatro patas. Pero apenas a pasado más de un año después de que se dio a conocer, y una

Reconstrucción digital del cráneo de los Ictiosaurios del Jurásico

Durante gran parte del tiempo en que los dinosaurios tuvieron el señorío sobre la tierra, elegantes reptiles marinos llamados ictiosaurios eran los amos del mar. Depredadores parecidos a delfines tenían enormes ojos para la caza y crecieron hasta 20 metros. Pero los paleontólogos durante mucho tiempo han estado desconcertados por su estructura cerebral, porque la