Descripción de una Enantiornita (ave) del Cretácico conservada en ámbar

El pájaro quedó atrapado en ámbar hace unos 100 millones de años, en el Cretácico. Ilustración: Cheung Chung Tat

Un estudio recientemente publicado en Science Bulletindescribe el contenido de la pieza de ámbar de Birmania con inclusiones de terópodos más grande que se conoce hasta la fecha: una enantiornita que incluye gran parte del esqueleto axial“, informan Lida Xing, de la Universidad de Geociencias de China, y sus colegas. Las enantiornitas son un grupo de antiguas aves voladoras, algunas con dientes, que se extinguieron con los dinosaurios. La pieza de ámbar, descubierta en el yacimiento minero de Angbamo, en el norte de Birmania, tiene unos 99 millones de años y pesa 14,99 gramos. El espécimen se exhibe en el Instituto Dexu de Paleontología, en China.

El esqueleto articulado de enantiornita, tan pequeño como un actual pájaro mosca, la especie más pequeña de los colibríes, quedó seccionado a lo largo del plano coronal o frontal (un plano vertical que divide el cuerpo en dos mitades), por lo que ofrece una visión única de múltiples regiones del interior del cuerpo. “Las observaciones osteológicas y las características del plumaje permiten asignarlo a las enantiornitas y sugieren que el animal debió de ser joven en el momento de la muerte. El espécimen tiene una historia tafonómica compleja que incluye la exposición a una superficie con un flujo de resina antes del encapsulamiento y que podría incluir las actividades carroñeras por parte de algunos de los insectos atrapados en la misma pieza de ámbar“, sostienen los científicos.

(Izq.) Vista ventrolateral de la sección coronal a través del cuerpo. La parte superior corresponde a la cabeza. Imagen: Lida Xing. (Der.) Escaneado del fósil que muestra los huesos conservados y el tejido blando del ave prehistórica. Imagen: Lida Xing

Referencia: Lida Xing., Et al. “A flattened enantiornithine in mid-Cretaceous Burmese amber: Morphology and preservation“. Science Bulletin, Elsevier. Available online 31 January 2018. https://doi.org/10.1016/j.scib.2018.01.019

Fuente: NatGeo

Sígenos en nuestras RRSS

Comparte esta entrada de nuestro Blog