Eosimias, cientos de pequeños huesos fósiles de un pequeño antropoide descubiertos en China

Recreación artísticas de Eosimias, el antropoide más antiguo

Los huesos son tan minúsculos y frágiles que los conservan en pequeñas cápsulas, como las que se usan para las medicinas. Se trata de casi medio millar de falanges de dedos de manos y pies de primates diminutos, la mayoría tenía el tamaño de un ratón o incluso más pequeños. Estos delicados fósiles han llegado a nuestros días pese a que los animales a los que pertenecieron vivieron hace 45 millones de años en el territorio que hoy es China.

Representan a 25 especies ya extintas, según detalla el equipo liderado por Dan Gebo en la revista Journal of Human Evolution. Y es que los fósiles de estos pequeños animales son una pieza importante del puzle de la evolución de los primates, o sea, de nuestra evolución.

Comparación del tamaño de un hueso con una moneda de 10 centavos de EEUU NORTHERN ILLINOIS UNIVERSITY

Todos han sido hallados en el mismo lugar, Shanghuang, un yacimiento de la provincia de Jiangsu en el que los paleontólogos están encontrando una gran variedad de fósiles de primates del Eoceno (hace entre 56 y 34 millones de años). En aquella época, ese territorio se parecía a una selva que Dan Gebo, autor principal del estudio, compara con la de la actual cuenca del Amazonas, en América del Sur.

Shanghuang es famoso por tener el antropoide más antiguo en el registro fósil. El nombre del género es Eosimias y representa el primer registro en la evolución de los antropoides, nuestra parte del árbol evolutivo primate“, explica Gebo, investigador de la Nothern Illinois University. Se trata de un suborden de los primates caracterizados por un mayor cerebro, denso pelaje y manos y pies prensiles para facilitar su movilidad por los árboles. El linaje de los antropoides incluiría más tarde a los monos, a los grandes simios y finalmente a los humanos.

Los minúsculos huesos se conservan en estas pequeñas cápsulas NORTHER ILLINOIS UNIVERSITY

Buena parte de los fósiles de esta colección están atribuidos a ese primer antropoide, mientras que tres de los 453 huesos pertenecieron a un antropoide mucho más avanzado, más parecido a los monos y diferente a Eosimias.

Los dedos del antropoide avanzado son estrechos y tienen forma de lanza, en comparación con los dedos anchos de Eosimias. Creemos que los huesos estrechos indican que esa especie caminaba sobre la parte superior de las ramas de los árboles con más frecuencia que trepaba por los árboles“, argumenta el científico.

Sin rastro de criaturas grandes

Según detalla este especialista en anatomía de primates, la mayoría de los animales cuyos restos han sido encontrados en Shanghuang pesaba menos de 150 gramos y sólo unos pocos estaban por encima de ese peso: “Los primates más pequeños pesarían 10 gramos; hay muchos que estaban entre los 30 y los 50 gramos. El primate más grande encontrado en este yacimiento es bastante raro y se estima que pesaba entre 800 gramos y un kilo“.

La diversidad de antropoides desenterrados, añade Gebo, hace de este yacimiento un lugar particularmente interesante para entender la evolución de estos animales. Pero, a diferencia de otros bosques prehistóricos de la Tierra, en los que se han encontrado tanto primates grandes como pequeños, el registro fósil de Shanghuang es único debido a la ausencia de grandes criaturas.

Polera (T-Shirt) de Australopithecus afarensis en tu TiendaMuseos.cl /EVOLUCIÓN HUMANA

La mayoría de estas especies era bastante diminuta, lo que significa que tenían una tasa metabólica alta que requería que ingirieran alimentos con muchas calorías y también que comieran con frecuencia. Su dieta incluiría insectos y frutas“, relata.

¿Cuándo se extinguieron? “No sabemos cuándo desaparecieron pero, como la mayor parte de especies suelen vivir entre uno y dos millones de años, supongo que se extinguieron hace unos 43 millones de años“.

En la actualidad los primates más pequeños son los lémures ratón, todos ellos viven en Madagascar: “Incluso hay un lemur ratón pigmeo que mide la mitad“, recuerda.

Fuente: El Mundo (españa)

Comparte esta entrada de nuestro Blog