Rastreando la historia evolutiva de los marsupiales australianos Macrotis y Bandicoots

La reconstrucción de las antiguas especies de Macrotis y Bandicoot dibujadas por Peter Schouten.

Kenny Travouillon, el curador de mammología (el estudio de los mamíferos) en el Western Australian Museum, ha estado estudiando la ascendencia de Macrotis y Bandicoots (Peramelidae) durante diez años. A través del riguroso análisis de extensos registros fósiles de los museos de toda Australia, se ha vuelto más cauteloso con el futuro de estos icónicos animales australianos.

En su artículo más reciente, que ahora aparece en la portada de la adición de 2017 de la revista Journal of Vertebrate Paleontology, Travouillon identificó dos nuevas especies de Bandicoot fósiles. Y aunque admite que le parece emocionante, no estaría de acuerdo con que estas sean las revelaciones más importantes que se derivan de su investigación.

Aunque descubrir nuevas especies y nombrarlas es bastante gratificante, creo que el hallazgo más importante es documentar lo que le sucedió a las especies en el pasado, para que podamos usar esa información en el futuro“, dice Kenny. “El cambio climático es real y seguramente afectará a muchas especies en todo el mundo, pero no siempre sabemos cómo se verán afectadas“.

Juntando el rompecabezas

Con el fin de llenar los vacíos en la evolución de los Macrotis y Bandicoots, Travouillon comenzó a recopilar todo el material fósil de estos animales australianos únicos de la época del Plioceno, que ocurrió hace de 5 a 2.5 millones de años.

Anteriormente, había trabajado en fósiles mucho más antiguos que databan de hace 26 a 10 millones de años; principalmente de Riversleigh en el noroeste de Queensland, por lo que los registros de fósiles del Plioceno fueron una pieza importante del rompecabezas.

Comencé a analizar cómo estas nuevas especies se relacionaban con especies más antiguas de Riversleigh, y con los Macrotis y Bandicoots modernos. Luego, cuando las piezas del rompecabezas se ponen en su lugar, se vuelve mucho más fácil interpretar lo que realmente sucedió a través del tiempo“.

Travouillon y una serie de otros investigadores han identificado con éxito a todos los ancestros potenciales de los Macrotis y Bandicoots modernos, así como a un antiguo grupo de Bandicoots que se extinguió como resultado de la pérdida de su hábitat.

Según Travouillon, durante el Plioceno los ancestros antiguos de estos marsupiales estaban presentes en las selvas tropicales de Victoria y Nueva Gales del Sur, pero en la época del Pleistoceno, que ocurrió hace 2,5 millones a 12,000 años, están ausentes en estos estados, y solo están presentes en un parche de selva tropical en Queensland.

Para fines del Pleistoceno, estos antepasados ​​no existen en el registro fósil, “por lo que está quedando bastante claro que desaparecieron con la pérdida de la selva tropical“, dice Travouillon, agregando que esta información puede tener un impacto en la dirección de los esfuerzos actuales de conservación.

Quizás deberíamos enfocarnos más en la conservación de los hábitats, especialmente los hábitats que probablemente desaparecerán como resultado del cambio climático futuro“.

Damnificados climáticos

Travouillon dice que la evolución de estos marsupiales australianos es larga y complicada, con muchos damnificados climáticos en el camino.

Entre 26 y 10 millones de años atrás, este grupo de marsupiales era mucho más diverso, con muchas especies de pequeños depredadores de insectos, grandes Bandicoots carnívoros y grandes Bandicoots y Macrotis omnívoros, con la capacidad de cavar. En el Plioceno, perdimos a los Bandicoots carnívoros“.

Macrotis lagotis (Actual)

Otras especies de Macrotis y Bandicoot fueron capaces de adaptarse. “Una de las características que está fuertemente influenciada por el cambio climático es la capacidad auditiva de Bandicoots y Macrotis. Algunos Bandicoots se adaptaron, desarrollando orejas más grandes, otros desarrollaron una bulla (una cámara de resonancia en el oído interno) más grande y Macrotis desarrollaron ambas“.

La otra característica son sus dientes. A medida que la vegetación se vuelve más dura y comienzan a injerir más arena del suelo de la comida que desenterraron, comienzan a desgastar sus dientes rápidamente. Algunos de los Bandicoots han desarrollado dientes con coronas más altas, por lo que duran más, mientras que los Macrotis parecen hacer eso y también tienen un esmalte más grueso para fortalecer los dientes“.

Bandicoot (Actual)

Reconstruyendo el pasado

Para acompañar la investigación, Travouillon reclutó al famoso paleoartista Peter Schouten para reconstruir estos antiguos animales.

Conozco el trabajo de Peter desde hace muchos años. Él ha realizado la más magnífica reconstrucción de especies fósiles hasta la fecha, así que siempre he querido trabajar con él en la reconstrucción de los animales en los que trabajo“.

Si bien parece difícil reconstruir estos animales extintos, nunca antes vistos por el ojo humano, Travouillon dice que depende del registro fósil. “Si tenemos el esqueleto completo y algunas impresiones de la piel, la piel o las plumas, entonces es muy fácil hacer una reconstrucción precisa. Aquí, solo tenemos mandíbulas y dientes, por lo que somos especialmente dependientes de su pariente moderno más cercano para completar la forma del cuerpo y el color de la piel de los animales“.

Dar la misma información limitada a dos paleoartistas diferentes daría lugar a dos reconstrucciones muy diferentes, ya que el artista tendrá su aportación creativa en la reconstrucción“.

Fuente: Australiangeographic

Sígenos en nuestras RRSS

Comparte esta entrada de nuestro Blog