Halszkaraptor escuilliei, el sorprendente dinosaurio que parece un pato

Vivió hace entre 75 y 71 millones de años y estaba adaptado a caminar en tierra y nadar en el agua, donde se alimentaba

Halszkaraptor escuilliei andaba sobre sus patas traseras en tierra y utilizaba sus extremidades delanteras para nadar en el agua (Lukas Panzarin)

Un hocico en forma de pico de pato. Cuello de cisne. Aletas como las de un pingüino. Garras largas y afiladas como las de un águila.

No es una estrambótica quimera hecha con trozos de aves, sino un nuevo dinosaurio del Cretácico, que vivió hace entre 75 y 71 millones de años. Su nombre es Halszkaraptor escuilliei, y sus extraños rasgos revelan que estaba adaptado a una vida anfibia, tal y como concluye un equipo internacional de investigadores que ha analizado un fósil encontrado en Mongolia y que hoy presenta sus resultados en la revista Nature .

Aunque el Halszkaraptor pertenecía al grupo de dinosaurios que dio lugar a los pájaros, no es el ancestro de ningún pájaro actual, si bien las adaptaciones que desarrolló son muy similares a las de algunas aves acuáticas actuales, informa por correo electrónico Andrea Cau, paleontólogo del Museo Geológico y Palentológico ‘Giovanni Capellini’ en Boloña (Italia).

Las patas traseras del Halszkaraptor eran largas y estaban adaptadas a caminar sobre tierra. Probablemente tenía un andar semejante al de los patos, aunque, a diferencia de las de estas aves, sus patas no eran especialmente útiles para nadar. Las extremidades delanteras, en cambio, eran cortas y tenían forma de aleta, como las de los pingüinos, así que probablemente le servían para moverse en el agua.

Pensamos que el Halszkaraptor era un nadador relativamente lento, que usaba su largo cuello para cazar peces y otras pequeñas presas, tendiéndoles emboscadas”, declara Andrea Cau, autor principal de la investigación. Si un pez tenía la desventura de acercarse demasiado el Halszkaraptor, el dinosaurio era capaz de sumergir su cabeza a toda velocidad, propulsada por el sinuoso cuello, para capturarlo con su hocico aplanado y lleno de dientes.

El cuello de este dinosaurio, de hecho, es desproporcionadamente largo en comparación con el resto del cuerpo, por lo que su centro de gravedad no estaba en sus caderas, como en la mayoría de dinosaurios bípedos, sino desplazado hacia delante. Por eso, para poder caminar fuera del agua sin caerse, tenía que hacerlo con el torso inusualmente erguido, como los pingüinos.

El esqueleto del Halszkaraptor está parcialmente enterrado en un bloque de roca. Para estudiarlo sin producirle ningún daño, los investigadores lo llevaron al acelerador de partículas del Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón en Grenoble (Francia), donde utilizaron rayos X para hacer radiografías de los distintos planos del fósil y reconstruirlo en tres dimensiones.

El periplo de un fósil robado

Modelo 3D del fósil del Halszkaraptor escuilliei, hallado en Mongolia ( – Royal Belgian Institute of Natural Sciences)

Los restos del Halszkaraptor fueron hallados en Mongolia, pero unos contrabandistas los sacaron ilegalmente del país, según relata Andrea Cau. Pasaron por varias colecciones privadas hasta caer en manos de un vendedor de fósiles, François Escuillié, que en 2015 se los mostró a Pascal Godefroit, paleontólogo del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales. Godefroit, que ha participado en el análisis del espécimen, percibió inmediatamente su importancia. Al conocer la opinión de Godefroit, Escuillié decidió donar la pieza al Real Instituto Belga de Ciencias Naturales, la única institución europea autorizada para adquirir fósiles de origen mongol. “El fósil regresará a Mongolia y será depositado en el Instituto de Paleontología de la Academia Mongol de Ciencias cuando termine nuestro estudio”, remarca Cau.

Doble homenaje

El nombre del Halszkaraptor escuilliei es un homenaje doble: a la polaca Halszka Osmólska, por sus contribuciones a la paleontología, y al vendedor de fósiles francés François Escuillié, que recuperó los restos del dinosaurio y allanó el camino para que volviesen a Mongolia.

Referencia: Synchrotron scanning reveals amphibious ecomorphology in a new clade of bird-like dinosaurs. Andrea Cau, Vincent Beyrand, Dennis F. A. E. Voeten, Vincent Fernandez, Paul Tafforeau, Koen Stein, Rinchen Barsbold, Khishigjav Tsogtbaatar, Philip J. Currie & Pascal Godefroit.

Fuente: La Vanguardia

 

Comparte esta entrada de nuestro Blog