Lethiscus stocki ofrece nuevas perspectivas sobre la evolución temprana de los tetrápodos

El fósil de un animal temprano parecido a una serpiente llamado Lethiscus stocki ha mantenido sus secretos evolutivos durante los últimos 340 millones de años.

Ahora, un equipo internacional de investigadores, liderado por la Universidad de Calgary, ha revelado nuevos conocimientos sobre el antiguo fósil escocés que desafían dramáticamente nuestra comprensión de la evolución temprana de los tetrápodos, o animales de cuatro miembros con columna vertebral.

Sus hallazgos acaban de ser publicados en la prestigiosa revista de investigación internacional Nature: “Impulsa un replanteamiento radical de lo que fue capaz la evolución entre los primeros tetrápodos“, dijo Jason Anderson, un paleontólogo y profesor de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Calgary (UCVM).

Antes de este estudio, los tetrápodos antiguos – los antepasados de los seres humanos y otros vertebrados de hoy en día – se pensó que habián evolucionado muy lentamente de los peces a los animales con miembros.

Solíamos pensar que la transición de la aleta a la extremidad fue una evolución lenta hasta convertirse gradualmente en menos parecidos a los peces“, dijo. Pero Lethiscus muestra una experimentación evolutiva inmediata y dramática. El linaje se redujo de tamaño, y perdió los miembros casi inmediatamente después de su primera evolución. Es como una serpiente en el exterior pero un pez en el interior”.

Los secretos de Lethicus revelados con imágenes médicas en 3D

Utilizando escáneres de tomografía computarizada (CT) y avanzado software de computación, Anderson y el autor principal del estudio, Jason Pardo, estudiante de doctorado supervisado por Anderson, examinaron de cerca la anatomía interna del Lethiscus fosilizado. Después de reconstruir las tomografías computarizadas fue revelado su cráneo completo, con resultados extraordinarios.

La anatomía no encajaba con nuestras expectativas“, explica Pardo. “Muchas estructuras corporales no tenían sentido en el contexto de anfibios o reptiles“. Pero la anatomía tenía sentido cuando se comparaba con los primeros peces.

cráneo 3D del Lethiscus stocki “Pudimos ver la totalidad del cráneo, pudimos ver dónde estaba el cerebro, las cavidades del oído interno, todo era muy parecido a un pez“, explica Pardo, esbozando la anatomía que es común en los peces, pero desconocida en los tetrápodos, excepto en los primeros. La anatomía del pez espada, un pez moderno con muchas características primitivas, se convirtió en un modelo para ciertos aspectos de la anatomía de Lethiscus.

Cambio de posición en el “árbol genealógico” de los tetrápodos

Cuando incluyeron esta nueva información anatómica en un análisis de su relación con otros animales, Lethiscus movió su posición sobre el “árbol genealógico”, cayendo en las etapas más tempranas de la transición de la aleta a la extremidad. “Es un resultado muy satisfactorio tenerle entre otros animales que vivieron al mismo tiempo“, dice Anderson.

Los resultados coinciden mejor con la secuencia de evolución implicada por el registro geológico. “Lethiscus también tiene amplios impactos sobre la biología evolutiva y con la gente que hace estudios del reloj molecular de los animales modernos“, dice Anderson. “Usan fósiles para calibrar el reloj molecular, al eliminar a Lethiscus de la ascendencia inmediata de los tetrápodos modernos, cambia la fecha de calibración utilizada en esos análisis“.

Referencia

Fuente

  • Vista al Mar

Comparte esta entrada de nuestro Blog