Lewisuchus admixtus, un Dinosauriforme basal

El origen y temprana evolución de los dinosaurios es aun incierto, y los investigadores intentan año tras año recuperar evidencias que permitan entender como fue que esos enormes reptiles pudieron dominar el mundo por más de 180 millones de años. Las claves del éxito de los dinosaurios podrían encontrarse en el estudio de sus ancestros inmediatos: pequeños reptiles conocidos bajo el nombre de Dinosauriformes basales. Entre estos se encontraba el Lewisuchus admixtus, hallado en rocas correspondientes al Triásico Tardío, de unos 240 millones de años de antigüedad, en la provincia de La Rioja, en el Noroeste argentino.

Ilustración de Gabriel Lio

Investigadores del LACEV analizaron por primera vez la histología de los huesos del Lewisuchus, con la finalidad de entender algo más acerca de la fisiología y biología de estos ancestros dinosaurianos. Estos estudios resultaron en que el Lewisuchus tendría una tasa de crecimiento muy acelerada, comparable a la de otros dinosaurios e incluso las aves. Es posible que esta rápida tasa de crecimiento permitiera al Lewisuchus alcanzar la adultez rápidamente y de esta manera poder afrontar el hostil ambiente donde habitaba. Además, estos estudios permitieron reconocer que Lewisuchus tendría una tasa metabólica muy alta, una evidencia más que fortalece la idea de que no solo los dinosaurios, sino también sus ancestros, fueron animales de sangre caliente, tal como las aves y los mamíferos de hoy en día.

Fuente: Laboratorio de Anatomía Comparada y Evolución de los Vertebrados (Facebook)

Referencia

Bone microstructure of Lewisuchus admixtus Romer, 1972 (Archosauria, Dinosauriformes)

Comparte esta entrada de nuestro Blog