Mestizaje sapien-neanderthalensis habría ocurrido en Asia occidental

Nueva evidencia genómica confirma un antiguo entrecruzamiento entre humanos modernos y neandertales, y que Asia occidental es el lugar más probable donde sucedió.

Reconstrucción de Homo neanderthalensis y Homo sapiens

Un nuevo estudio explora el legado de estas citas interespecies. Publicada en Genome Biology and Evolution, analiza el material genético de las personas que viven en la región hoy, identificando las secuencias de ADN heredadas de los neandertales.

En lo que respecta a la historia humana, esta área fue el trampolín para el poblamiento de toda Eurasia“, dice en un comunicado Omer Gokcumen, profesor asistente de ciencias biológicas en la Universidad de la Facultad de Artes y Ciencias de Buffalo. “Aquí es donde los humanos se asentaron por primera vez cuando salieron de África. Puede ser donde conocieron a los neandertales. Desde el punto de vista de la genética, es una región muy interesante“.

El estudio se centró en Asia occidental. Como parte del proyecto, los científicos analizaron 16 genomas pertenecientes a personas de ascendencia turca.

Dentro de estos genomas, las áreas donde vemos la introgresión de neandertal relativamente común están en genes relacionados con el metabolismo y las respuestas del sistema inmune“, dice Recep Ozgur Taskent, el primer autor del estudio y candidato a doctorado en ciencias biológicas por la Universidad de Buffalo. “En términos generales, estas son funciones que pueden tener un impacto en la salud“.

Por ejemplo, una secuencia de ADN que se originó a partir de los neandertales incluye una variante genética relacionada con la enfermedad celíaca. Otra incluye una variante relacionada con un menor riesgo de malaria.

¿La línea de base? Las relaciones que nuestros antepasados tuvieron con los neandertales hace decenas de miles de años pueden continuar ejerciendo una influencia en nuestro bienestar hoy en día, dice Gokcumen.

Además de explorar las funciones específicas del material genético que la población turca heredó de los neandertales, el estudio también examinó la influencia de los neandertales sobre las poblaciones humanas en el oeste de Asia de manera más amplia.

Se cree que la región es donde los humanos modernos se cruzaron primero con sus parientes neandertales. Y, sin embargo, la investigación ha demostrado que las personas que viven en esta área hoy en día tienen relativamente poco ADN de neandertal en comparación con las personas en otras partes del mundo.

El nuevo estudio apoya este hallazgo. El equipo de investigación analizó los datos genómicos de docenas de individuos de Asia occidental y observó que, en promedio, con algunas excepciones, estas poblaciones portan menos ADN de neandertales que los europeos, asiáticos centrales y asiáticos orientales.

Las diferencias en la ascendencia de neandertal entre las poblaciones de Asia occidental y otras pueden deberse a la posición única de la región en la historia de la Humanidad, dice Taskent.

Decenas de miles de años atrás, cuando los humanos modernos salieron por primera vez de África para poblar el resto del mundo, el oeste de Asia fue el primer punto de parada: la única ruta terrestre para acceder al resto de Eurasia.

Las personas que viven en Europa, Asia Central y Asia Oriental en la actualidad pueden ser descendientes de poblaciones humanas que trataron Asia occidental como una estación de viaje: estas poblaciones humanas vivieron allí temporalmente, apareándose con los neandertales de la región antes de trasladarse a otros destinos.

En contraste, los antepasados de los asiáticos occidentales actuales tenían una conexión más profunda con la región: se instalaron en el oeste de Asia en lugar de simplemente pasar. Estos humanos antiguos también tuvieron contacto con los neandertales, pero es posible que dos factores hayan diluido la influencia de los neandertales.

La primera fue una afluencia constante de material genético de africanos antiguos, que no tenían ADN de neandertal y que continuaron atravesando Asia occidental durante miles de años a medida que las sociedades humanas crecían en Europa y Asia. El segundo fue la hipotética presencia de una población “euroasiática basal”, una población de asiáticos occidentales que nunca se cruzó con los neandertales.

Ambos factores pueden haber ayudado a limitar la cantidad de ADN de neandertal que fue retenida por las poblaciones humanas en la región“, dice Taskent.

ReferenciaVariation and functional impact of Neanderthal ancestry in Western Asia. Recep Ozgur Taskent, Duha Alioglu, Evrim Fer, Handan Melike Donertas, Mehmet Somel, Omer Gokcumen.

Fuente: EuropaPress

Comparte esta entrada de nuestro Blog