Los microfósiles de la formación Khesen y la primera fauna en la Tierra

El hallazgo de unos microfósiles parecidos a embriones en el norte de Mongolia podría aportar nuevos y esclarecedores datos sobre cuestiones relacionadas con el paso evolutivo, ocurrido hace mucho tiempo, desde los seres primitivos que poblaban la Tierra hasta los primeros animales en ella.

Microfósiles variados de la Formación Khesen, en Mongolia. Cada fósil tiene unas dimensiones máximas del orden de los 200 micrones. (Imagen: Yale University)

Este yacimiento paleontológico, conocido como la Formación Khesen, es uno de los más notables en cuanto a fósiles de animales muy antiguos en la Tierra, y su descubrimiento es el más importante desde el hallazgo de la Formación Doushantuo en el sur de China, hace casi 20 años. La Formación Doushantuo tiene 600 millones de años, mientras que la Formación Khesen es más joven, de unos 540 millones de años (Ediacárico). Comprender cómo y cuándo evolucionaron los animales ha resultado ser un reto muy difícil para los paleontólogos. El descubrimiento en la Formación Khesen de un conjunto de fósiles excepcionalmente bien conservados, incluyendo algunos que parecen ser embriones de animales, aporta una decisiva continuidad cronológica con la que intentar reconstruir esta importante fase de transición en la historia de la vida.

El hallazgo de estos microfósiles y su examen inicial, a cargo del equipo de Ross Anderson, de la Universidad Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, ha permitido reconocer ocho géneros y unas 17 especies. El conjunto de fósiles comprende entre decenas y cientos de individuos. Muchos de ellos son unos microfósiles espinosos llamados acritarcos, que tienen un tamaño de alrededor de 100 micrones, alrededor de un tercio del grosor de una uña humana.

La Formación Khesen debería proporcionar a los científicos importante información adicional durante los años venideros. “Este estudio es solo la punta del iceberg, dado que la mayoría de los fósiles derivan de solo dos muestras“, destaca Anderson. Desde el descubrimiento original, el equipo de la Universidad Yale ha trabajado con expertos de la Universidad Harvard y de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Mongolia para tomar muestras de otros yacimientos dentro de la Formación Khesen.

Fuente: NCYT

Sígenos en nuestras RRSS

Comparte esta entrada de nuestro Blog