Morturneria seymourensis, un plesiosaurio que filtraba su alimento similar a como lo hacen hoy las ballenas

Una publicación de Journal of Vertebrate Paleontology, en la que participan entre otros dos científicos chilenos, Rodrigo Otero (U. de Chile) y Sergio Soto-Acuña (MNHN), describe el cráneo de Morturneria seymourensis, descubierto en sedimentos del Maastrichtiano superior (Cretácico) de la isla Seymour en Antártida.

Normalmente se representa a los plesiosaurios (uno de los reptiles marinos contemporáneos de los dinosaurios más conocidos) persiguiendo a peces y calamares, a los cuales devoraban con sus dientes. Pero al menos una especie, la Morturneria seymourensis , habría tenido un sistema de alimentación más parecido al de las ballenas, revela un estudio publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology, del cual Rodrigo Otero, paleontólogo de la U. de Chile, es uno de los coautores.

Este animal tenía unos cincuenta dientes en cada lado de la mandíbula a diferencia de los otros plesiosaurios, que no tienen más de veinte”, describe. Pero pese a que su dentadura era más numerosa, esta no le permitía morder o agarrar sus presas porque sus dientes eran curvos en las puntas en sentidos opuestos, por lo que no se entrelazaban“, cuenta el especialista.

Además, su cráneo era muy aplanado y presentaba un paladar con una protuberancia en la parte central.

De acuerdo con las interpretaciones, probablemente este animal filtraba sus alimentos como las ballenas barbadas (las de mayor tamaño, como la azul, jorobada y gris) de hoy. Estas atrapan un gran volumen de agua que contiene krill y pequeños peces y lo comprimen con la lengua entre el cráneo y las mandíbulas. “Dejan salir el agua mientras el alimento pulverizado queda retenido en las barbas (láminas de queratina que posee en la mandíbula). Este animal no tenía barbas, pero sus dientes eran muy finos y sin función masticatoria“.

Lo interesante es que vivió hace 68 millones de años, 40 millones de años antes de que apareciera la misma función en las ballenas. Sus restos fueron hallados en la isla Marambio (Seymour), en la península antártica, y descritos en 1989, pero recién pudieron ser interpretados en su complejidad gracias a los hallazgos y análisis de otros restos de plesiosaurios en los últimos cinco años.

Descripción

Esta descripción apoya la validez del género Morturneria, distinto del género Aristonectes de Chile y Argentina. El proceso paroccipital de Morturneria es plesiomorfo, similar a Alexandronectes ya diferencia del occipucio autapomorfo de Aristonectes. El paladar de Morturneria es autapomorfo al poseer una quilla de línea media fuertemente desarrollada. El cráneo de Morturneria se completa aproximadamente en un 60% y conserva el techo y el paladar del cráneo anterior; ambas regiones eran previamente desconocidas en cualquier aristonectina.

La combinación del holotipo Morturneria y la investigación reciente sobre otras aristonectinas permite la primera reconstrucción craneal segura de un elasmosaurio de aristonectina. La anatomía craneal de Morturneria y sus parientes cercanos se deriva en relación con todos los otros plesiosaurios, poseyendo un conjunto novedoso de adaptaciones de la cavidad dental y oral. El suspensorium se extiende mucho detrás del cóndilo occipital, y la mandíbula es larga y parecida a un aro; juntas estas características permitieron un gran volumen de boca y cavidad oral. El paladar de Morturneria está fuertemente carenado, formando cámaras bucales laterales arqueadas que aumentan aún más el volumen de la cavidad oral. La dentición de Morturneria es similar a la de Aristonectes, y todos comparten paneles autapomorfos entrelazados de dientes similares a agujas que se ocluían fuera de la boca y no se encontraban de punta a punta.

La dentición superior e inferior formó una batería oral que puede haber funcionado como un tamiz en el esfuerzo de las partículas de alimento del sustrato expulsado de la cavidad oral. Teorizamos que este conjunto altamente derivado de adaptaciones es convergente con las ballenas grises existentes y misticetos arcaicos y la hipótesis de que funcionó de manera similar en la alimentación de tamiz después de la succión. Esta es la primera identificación de la alimentación de filtro parecida a una ballena en cualquier reptil marino, condición que una vez se afirmó que era anatómicamente imposible.

Fuente: Vida Ciencia Tecnología – El Mercurio (por Richard García)

NOTA: La Descripción, es una traducción libre del ABSTRACT del articulo original.

Referencia: Cranial anatomy of Morturneria seymourensis from Antarctica, and the evolution of filter feeding in plesiosaurs of the Austral Late Cretaceous
F. Robin O’Keefe, Rodrigo A. Otero, Sergio Soto-Acuña, Jose P. O’gorman, Stephen J. Godfrey & Sankar Chatterjee

Comparte esta entrada de nuestro Blog