Oreopithecus bambolii, victima de las faunas invasoras en el Mioceno

Un estudio, liderado por el investigador asociado al Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), Daniel DeMiguel, también ha detectado una inestabilidad en el clima, aunque los investigadores descartan que fuese suficiente para provocar su desaparición.

Reconstrucción de Oreopithecus bambolii. Crédito: Pavel Major / ICP.

Oreopithecus bambolii es un primate hominoideo, el grupo al que pertenecen los actuales grandes antropomorfos como los gorilas, chimpancés, orangutanes y humanos y que incluye otras especies de pequeño tamaño de la familia de los hilobátidos (representados por los gibones y siamangs del sureste asiático).

Oreopithecus vivió hace entre 8.2 y 6.7 millones de años en una zona que actualmente forma parte de la Toscana y Cerdeña (Italia).

El esqueleto más completo fue descubierto en 1958 en una mina de carbón y corresponde a un joven adulto macho de unos 30 kilos conocido con el apodo de “Sandrone”.

La extinción del Oreopithecus, un tema controvertido

La extinción de Oreopithecus ha sido un tema bastante controvertido entre la comunidad científica en las últimas décadas.

Un aspecto de esta especie que siempre ha sorprendido a los paleontólogos es que se extinguió más tarde que el resto de hominoideos euroasiáticos, entre los que se incluyen las especies recuperadas en la Cuenca del Vallès-Penedès (Catalunya) [representados por especies como Pierolapithecus catalaunicus (Pau) o Pliobates cataloniae (Laia)] que desaparecieron hace aproximadamente 10 millones de años.

Una posible explicación a la supervivencia de Oreopithecus habría sido su condición de especie insular, ya que durante el Mioceno esta zona no estaba conectada al continente.

El artículo publicado por los paleontólogos Daniel DeMiguel (Universidad de Zaragoza, ARAID y asociado al Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont) y Lorenzo Rook (Università degli Studi di Firenze) rebate la teoría de que la extinción de Oreopithecus se debió a un cambio climático, como proponían otros autores.

Oreopithecus tenía una dieta mixta a base de frutas y otros elementos y, aunque la disponibilidad de sus alimentos preferidos se hubiese reducido a causa de una variación en las condiciones ambientales, se habría adaptado a comer frutas de otras especies vegetales, por lo que los investigadores barajan una hipótesis alternativa.

Otras faunas

Encuentra tu polera Australopithecus afarensis, en tu TiendaMuseos.cl /Evolución Humana

Tras estudiar las faunas de mamíferos herbívoros que había antes y después de su extinción concluyen que su desaparición obedeció a otros motivos.

Observamos que se produjo un recambio de faunas importante en ese período, probablemente debido a nuevas especies que llegaron a esa zona cuando la isla quedó conectada geológicamente al continente”, afirma DeMiguel.

A lo largo del registro fósil existen numerosos ejemplos de situaciones parecidas a la que vivió Oreopithecus. La irrupción de nuevas especies en un ecosistema modifica las relaciones tróficas hasta tal punto que determinadas especies mejor adaptadas sustituyen a las que había.

En el caso de especies insulares, la sensibilidad a este tipo de cambios suele ser incluso mayor que en las especies continentales.

Fuente: EFE Futuro

Comparte esta entrada de nuestro Blog