Nuevas evidencia sobre el poblamiento de América

Antropólogos de varias instituciones de EEUU descartan la opinión convencional de que el pueblo Clovis, que cruzó un puente terrestre en Beringia, fue el primero en llegar a las Américas desde Asia.

En un artículo sobre esta materia publicado en Science, destacan que la evidencia más reciente sugiere que otros llegaron mucho antes, probablemente utilizando embarcaciones para viajar cerca de la costa.

Como señalan los autores, durante la mayor parte del último siglo, la teoría aceptada de la primera llegada de los humanos fue a través del puente de tierra en lo que ahora es el Estrecho de Bering: en ese momento, los niveles del mar habrían sido mucho más bajos.

Aquellos primeros pobladores, llamados Clovis, habrían viajado por un corredor central sin hielo a lo que ahora es Estados Unidos aproximadamente hace 13.500 años. Pero, como también señalan los autores, la evidencia desde fines de la década de 1980 ha demostrado que había personas que vivían en partes de las Américas mucho antes de la época de la migración Clovis.

La evidencia arqueológica de personas que viven en las islas de Asia y en las costas de América del Norte y del Sur (algunas tan al sur como Chile, en el sitio Monte Verde) se remonta a 14.000 a 18.000 años atrás. También se han encontrado evidencias de personas que vivían en el interior de América del Norte hace 16.000 años.

Toda esta nueva evidencia, según los autores, ha provocado que la mayoría de los expertos en el tema abandonen la idea de que el pueblo Clovis fuese la primera en llegar. La mayoría ahora cree que las primeras personas en llegar lo hicieron en embarcaciones en lugar de caminando, y lo hicieron siguiendo las costas, no a través del interior.

Esto habría sido posible, señalan los autores, debido a lo que se ha llegado a conocer como las autopistas de algas (algas que crecen cerca de la costa). Se ha observado que todas esas algas marinas habrían proporcionado un rico hábitat para las criaturas marinas sobre el cual los humanos pioneros podían subsistir.

Los autores concluyen señalando que se ha realizado muy poca investigación en alta mar: los primeros viajeros habrían estado residiendo principalmente en tierras que ahora están cubiertas por el mar debido a niveles oceánicos mundiales más altos. Si la comunidad científica realmente quiere aprender más sobre la migración humana a las Américas, sugieren que se necesita hacer más trabajo en esas zonas.

Referencia: Finding the first Americans. Todd J. Braje, Tom D. Dillehay, Jon M. Erlandson, Richard G. Klein, Torben C. Rick.

Fuente: EuropaPress

Comparte esta entrada de nuestro Blog