Fósiles de China revelan una gran radiación de insectos en el Triásico

Fuente NEOFRONTERAS

Trabajo de campo en el sitio Tongchuan, en China

Encuentran pruebas paleontológicas de la supervivencia de algunos tipos de insectos a la extinción del Pérmico y a una subsiguiente explosión de biodiversidad.

Cuando se habla de la cantidad de especies animales que se descubren, que hay o que desaparecen se suele olvidar que la mayoría corresponden a insectos.

En realidad esto es un misterio. No se sabe por qué los insectos terminaron siendo el grupo del reino animal más diverso. Pero una gran pista que nos permitirá aclarar un poco este asunto nos viene ahora de China y de dos yacimientos de fósiles espectaculares que hay allí, Tongchuan y Karamay.

Estos yacimientos revelan que hubo una gran explosión en la diversidad de insectos justo después de la gran extinción del Pérmico-Triásico de hace 252 millones de años. Evento que coincidió con una gran diversificación de plantas que se dio de manera simultánea y sobre las que se alimentarían los insectos.

La extinción del Pérmico fue la extinción más importante que ha sufrido la vida compleja sobre la Tierra, pues se llevó por delante al 90% de las especies marinas y al 70% de los vertebrados de tierra firme.

Antes de este cataclismo, además de otros tipos de animales, había también escarabajos primitivos, insectos con mandíbulas, cucarachas gigantes y libélulas, pero no se sabía bien cuáles sobrevivieron al evento. El registro fósil puede responder a esta incógnita, pero los insectos no tiene huesos o conchas que fosilicen bien.

Ahora Zheng Daran y Wang Bo (Laboratorio de Paleobiología y Estratigrafía de Nanjing, China) y sus colaboradores han encontrado varias localizaciones en el noroeste de China con fósiles de insectos muy bien conservados.

Fósiles representativos de las entomofaunas de los sitios Tongchuan y Karamay

Dos de esos lugares corresponden a antiguos lechos de lagos que fueron cubiertos por arena y otros sedimentos en los que se quedaron conservados los restos de cuerpos de diversos insectos. Esos sedimentos finalmente formaron rocas sedimentarias con fósiles en su interior. Los lagos estaban a 2300 km de distancia entre sí, lo que permite evitar sesgos debidos a efectos locales. El equipo de investigadores ha recolectado hasta ahora unos 800 fósiles de insectos que incluyen impresiones de alas, cubiertas de larvas y otros restos. Estos fósiles muestran la gran variedad de insectos que había en esa época.

La datación de estas rocas permite afirmar que los fósiles de un lugar tienen entre 237 y 238 millones de años de edad y los del otro 230 millones de años.

En la primera de esas localizaciones (la más antigua), la diversidad de insectos es mayor, con 28 familias de insectos en 11 grupos. Incluye insectos avanzados evolutivamente, como moscas y escarabajos con ciclos de vida de 4 fases, en lugar de las 3 fases que tienen insectos más primitivos como las cucarachas.

En el segundo caso se encontraron 10 familias de 6 órdenes que incluían muchos de los de la primera localización. Pese a la menor variedad, la ventaja en este caso es que los especímenes están mejor conservados.

El hallazgo permite afirmar que muchos tipos de insectos sobrevivieron a la gran extinción, mientras que otros evolucionaron más tarde. Los trabajos sobre interacción entre insectos y plantas, así como los patrones de hojas mordidas apoyan esta hipótesis de que la diversidad de insectos durante este tiempo partió de una mezcla de especies supervivientes y de otras recientemente evolucionadas

Según las pruebas encontradas en estos lugares, esta gran radiación evolutiva en la diversificación de insectos se dio mucho antes de lo que los investigadores creían, sobre todo en insectos acuáticos, como libélulas, tricópteros e insectos de las familias Corixidae y Nepidae.

Hasta ahora los paleontólogos creían que los insectos acuáticos no se diversificaron hasta hace 130 millones de años. En realidad esta diversificación se dio mucho antes y estos animales ayudaron a mantener las comunidades de agua dulce más complejas y productivas, haciendo que se acercaran hasta lo que vemos hoy en día.

Esta explosión en la diversidad de insectos coincide con la explosión en diversidad de plantas que se dio al mismo tiempo. Esto se puede explicar porque los insectos ayudan a evolución de las plantas y viceversa al depender unos de otros. Juntos ayudaron a alcanzar la flora y fauna de la que disfrutamos en la actualidad.

Referencia: Daran Zheng, Et al. Middle-Late Triassic insect radiation revealed by diverse fossils and isotopic ages from China. Science Advances 05 Sep 2018: Vol. 4, no. 9, eaat1380. DOI: 10.1126/sciadv.aat1380

Sígenos en nuestras RRSS

Comparte esta entrada de nuestro Blog