Hallados en Rusia los restos congelados de un cachorro de león de las cavernas

Los restos congelados de un cachorro de león de las cavernas, que probablemente datan de la última glaciación, han sido descubiertos en Rusia.

Los medios locales informaron de que un lugareño había encontrado los restos del cachorro de apenas un año en Yukatia, una lejana región del noreste de Rusia, el pasado septiembre. No es la primera vez que se descubren restos prehistóricos en la gélida región siberiana.

El permafrost (o suelo congelado de forma permanente) de la zona es capaz de preservar animales como leones de las cavernas y mamuts lanudos, incluso decenas de miles de años después de su extinción.

Este nuevo hallazgo se ha producido dos años después del descubrimiento de los restos congelados e intactos de otros dos cachorros de león a los que se bautizó como Uyan y Dina. Uyan y Dina, de 12.000 años de antigüedad, fueron los primeros leones de las cavernas descubiertos en tan buen estado de conservación.

Según Interfax, la principal agencia de noticias independiente de Rusia, los restos del nuevo cachorro, se han entregado a la Academia de Ciencias de Rusia. Albert Protopopov, el mismo paleontólogo que estudió a Uyan y Dina, será el responsable de examinar los restos.

A diferencia de los cachorros de 2015, que fallecieron a las dos o tres semanas de nacer (antes de que les salieran los dientes), el nuevo cachorro parece haber muerto con apenas un año. Como tenía la edad suficiente para desarrollar dientes, los científicos podrían obtener una estimación bastante precisa de la antigüedad de sus restos.

Los leones de las cavernas se extinguieron hace aproximadamente 10.000 años. El escaso conocimiento que tenemos sobre ellos se ha recopilado a partir de huesos y huellas. En ocasiones, el felino, una subespecie del león actual, se denomina león de la estepa, ya que merodeaba entre la hierba de la estepa europea.

En el vídeo de los restos del cachorro, puede verse su buen estado de conservación. El león, con apenas la longitud de un brazo humano, es compacto y grisáceo, pero todavía pueden distinguirse las patas. También pueden verse mechones de pelo que sobresalen de su cuerpo. Lo que quizá sea más sorprendente es la cara del león, que descansa sobre una de sus patas.

Se llevarán a cabo más análisis para determinar el sexo del cachorro.

Tras el análisis de Uyan y Dina, Protopopov contó a National Geographic que probablemente habían muerto cuando su guarida se derrumbó sobre ellos, quedando así atrapados bajo tierra. No está claro cómo falleció este felino recién descubierto, pero Protopopov dijo a medios locales que sus restos parecen estar en mejores condiciones.

Galería relacionada: Descubiertos depredadores de la Edad de Hielo junto a los restos humanos más antiguos de las Américas.

Las buenas condiciones del cachorro han dado nuevas esperanzas de que los restos puedan utilizarse para la clonación. En 2016, científicos coreanos y rusos contaron a Interfax que intentarían clonar un cachorro de león de las cavernas. Todavía está por ver qué ocurre con los restos de esta cría, pero revivir a animales extintos o «desextinguirlos» ha sido un propósito muy polémico dentro de la comunidad científica.

En una reunión en National Geographic en 2013, varios científicos coincidieron en que la reconstrucción de un genoma, el proceso necesario para recrear una especie, estaba al alcance de la ciencia, pero se necesitaba un espécimen que no se hubiera descompuesto.

Comparte esta entrada de nuestro Blog