El gran éxito de una vida sin sexo

Entre estos peces solo hay hembras, pero han conseguido sobrevivir con buena salud durante miles de años sin reproducirse sexualmente. Entre estos pececillos no hay machos. Todos los ejemplares son hembras. El molly amazónico (Poecilia formosa) ha sobrevivido durante 70.000 años sin reproducirse sexualmente, utilizando una técnica para perpetuarse llamada ginogénesis, por la que los

Calaichthys tehul, un pez del Triásico con una enorme boca.

La doctora Soledad Gouiric Cavalli, investigadora del Museo de La Plata y del CONICET, afirmó a la Agencia CTyS-UNLaM que esta nueva especie del Triásico bautizada como Calaichthys tehul tenía un aspecto muy diferente a los peces de la actualidad. “Estos pececitos, a diferencia de los actuales, no tenían la posibilidad de expandir mucho la