Eobodotria muisca, fósil del Cretácico medio y los orígenes los Cumáceos

Eobodotria muisca (Fotografía de Javier Luque)

Los científicos han descubierto el camarón «coma» más antiguo del mundo, un pequeño crustáceo en forma de homónimo de la puntuación.

La criatura de 90 millones de años llena un gran vacío evolutivo para una familia de animales marinos que ahora se encuentran en abundancia en todo el planeta, según investigadores de Yale y la Universidad de Alaska. El descubrimiento aparece en la revista Proceedings of the Royal Society B.

El camarón fosilizado, llamado Eobodotria muisca, proviene de rocas mesozoicas en América del Sur tropical. Los investigadores encontraron fósiles excepcionalmente bien conservados que representan a más de 500 individuos de entre 6 y 8 milímetros de largo, con características que rara vez se conservan en los crustáceos fósiles: piezas bucales, intestinos, pequeños pelos y pequeños ojos compuestos.

«Estamos asombrados de cuán similar es Eobodotria muisca a las especies de hoy«, dijo el paleontólogo de Yale, Javier Luque, autor principal del estudio. “Hay ocho familias o grupos principales de camarones de coma vivos, y ninguno de ellos tiene una ocurrencia fósil confirmada. Esto significa que no teníamos idea de cuándo evolucionaron los camarones de coma modernos, hasta ahora«.

El único registro anterior de un camarón de coma de aspecto moderno es un fósil europeo de 160 millones de años, dijo Luque. Aunque ese camarón se ajusta al rango de formas de cuerpo de camarón de coma, no se puede vincular con ninguna de las principales familias modernas de camarón de coma.

Eobodotria muisca, por otro lado, pertenece a la familia Bodotriidae de camarones comas vivos, dijo Luque, extendiendo el registro fósil de esa familia de camarones en casi 100 millones de años.

La nueva especie vivió durante la mitad del período Cretácico, cuando un mar interior largo y estrecho cubría gran parte de lo que hoy son los Andes orientales y centrales de Colombia. Luque encontró los fósiles junto con los fósiles del cangrejo Callichimaera perplexa. Eobodotria muisca lleva el nombre de los nativos americanos muisca que vivían en los Andes colombianos.

Luque dijo que la similitud entre Eobodotria muisca y sus parientes modernos sugiere que las tasas de cambios anatómicos externos durante millones de años en este grupo fueron bajas en comparación con otros grupos de crustáceos encontrados en el mismo lugar. También señaló que el nuevo alijo de fósiles es el primero de su tipo en el norte de América del Sur.

Sarah Gerken, de la Universidad de Alaska-Anchorage, es coautora del estudio.

Gerken y Luque dijeron que la mayoría de los fósiles de Eobodotria muisca que encontraron eran varones adultos. Las grandes agregaciones de machos generalmente ocurren en la columna de agua cuando buscan hembras a través de sus grandes antenas para oler y sus apéndices de cola flexible para nadar, ambas características que carecen de hembras, explicaron los investigadores.

Una posible explicación para esta acumulación inusual de machos adultos es que podrían haber muerto repentinamente en la columna de agua mientras pululaban en busca de hembras, y luego hundirse en el fondo blando donde se fosilizaron, dijeron Gerken y Luque.

Los investigadores dijeron que el descubrimiento no solo ayuda a los paleontólogos a comprender el origen del cuerpo curvo del camarón coma, sino que también puede usarse para ayudar a comprender los orígenes de los crustáceos relacionados en el árbol genealógico evolutivo.

Referencia