Mesophthirus engeli y Mesophthirus Gao, insectos del Cretácico que se alimentaban de las plumas de los dinosaurios

Debido a la falta de registros fósiles mesozoicos, los orígenes y la evolución temprana de los comportamientos de la alimentación en base a plumas por parte de los insectos son desconocidos.

Ahora dos piezas de ámbar descubiertas en Myanmar y en las que en su interior se encontraron plumas de dinosaurios con daños atribuibles haber sido el alimento de insectos, junto a restos de ninfas, ha permitido describir un nuevo linaje de insectos.

Mesophthirus Gao

Mesophthirus engeli Mesophthirus Gao, del Cretácico de la familia Mesophthiridae. Este nuevo clado de insectos muestra una serie de caracteres morfológicos ectoparasitarios, como un pequeño cuerpo sin alas, cabeza con fuertes piezas bucales masticatorias, antenas robustas y cortas con setas largas, patas con una sola garra tarsal asociada con dos setas largas adicionales, etc. Estos insectos se conservan con plumas de dinosaurio parcialmente dañadas, cuyo daño probablemente fue causado por los comportamientos de alimentación de estos insectos. Este hallazgo demuestra que los comportamientos de alimentación de plumas de los insectos se originaron al menos en el Cretácico medio, acompañando la radiación de los dinosaurios emplumados, incluidas las aves tempranas.

Mesophthirus engeli

La antigua criatura parecida a un piojo se aferraba a una pluma igualmente antigua. Y hubo daños cerca del final de la pluma, pero no cerca de su base. El daño fue muy similar al causado por los piojos modernos, ya que consumen una pluma.

Los investigadores sugieren que esto indica que Mesophthirus engeli era un ectoparásito, un tipo de parásito que vive en el exterior del cuerpo de su huésped. Ese hallazgo los llevó a concluir que el espécimen que encontraron era un ejemplo de los primeros insectos que se alimentaban de plumas. La anterior evidencia de insectos alimentándose de plumas, es de hace 44 millones de años.

Los investigadores señalan que las aves modernas pueden reemplazar las plumas dañadas por los piojos u otras plagas a través de la muda; sugieren que criaturas como Mesophthirus engeli Mesophthirus Gao, pueden haber llevado a la evolución de la muda en las aves.

Referencia