Bicellum brasieri, posible holozoo de mil millones de años (Proterozoico) con multicelularidad diferenciada

Parece una col de Bruselas podrida, pero es un fósil de mil millones de años. Esta imagen de microscopio mejorada muestra una pared exterior de células en forma de salchicha que encierran una masa celular interior. Imagen: Courtesy of P.K. Strother, Boston College

En las orillas de un lago escocés se encuentran depósitos geológicos que datan de mil millones de años, y dentro de las rocas hay evidencia del organismo multicelular no marino más antiguo conocido, según un estudio publicado en Current Biology. Es un nuevo detalle fascinante en la historia de cómo los animales pueden haber evolucionado a partir de la sopa de la Tierra primitiva.

Un equipo de microscopistas, geólogos, palinólogos y paleobiólogos excavó y describió el microorganismo fósil, al que llamaron Bicellum brasieri. Parece ser un miembro de los holozoos, el grupo de organismos que contiene animales y sus parientes unicelulares, pero no hongos. El depósito de roca del que surgió el fósil, en las playas de Loch Torridon en Escocia, ha sido estudiado durante años; en 2011, un artículo de Nature del mismo equipo describió los ensamblajes con mayor detalle. El nuevo artículo se sumerge en la singular complejidad de B. brasieri.

Hemos encontrado un organismo esférico primitivo compuesto por una disposición de dos tipos de células distintos, el primer paso hacia una estructura multicelular compleja”, dijo Charles Wellman, paleobiólogo de la Universidad de Sheffield, en un comunicado de prensa de la universidad, y agregó que es “Algo que nunca se ha descrito antes en el registro fósil”.

Los microorganismos fósiles fueron excavados en las orillas del lago Torridon, en Escocia.
Imagen: Wikimedia Commons

El fósil está constituido por un estereoblasto de células apretadas rodeadas por una capa de células en forma de salchicha. Es difícil determinar exactamente cuáles eran las funciones de los dos tipos de células diferentes, aunque es posible que hayan tenido algunas implicaciones reproductivas.

La diferencia en los tipos de células es visible al microscopio. Imagen: Courtesy of P.K. Strother, Boston College

Para que la vida haga el cambio monumental de organismos unicelulares simples a organismos multicelulares complejos, “los organismos tuvieron que desarrollar un genoma que controlara la naturaleza de la división celular y cómo las células se unen y cómo se diferencian y segregan los tejidos”, dijo Paul Strother. un paleobiólogo del Boston College y autor principal del nuevo estudio, en una llamada telefónica. “Lo que es emocionante acerca de este fósil es que, aunque es una morfología extremadamente simple, claramente tenía las capacidades de algunas de estas características fundamentales necesarias para volverse multicelular”.

Al ser tan simple pero multicelular, esta mancha de mil millones de años parece estar más estrechamente relacionada con los grupos holozoarios de Ichthyosporea y Pluriformea, algunos microorganismos unicelulares, según los investigadores. Es importante destacar que el depósito de roca del que emergió B. basieri era un entorno de agua dulce, a diferencia de los entornos marinos típicamente vinculados al surgimiento de vida compleja. Descubrimientos anteriores han confirmado la existencia de una vida multicelular tan antigua en los océanos, algunos de los cuales se remontan a más de dos mil millones de años; ahora parece posible que más de una vía evolutiva condujera a las primeras formas de vida multicelulares.

Los depósitos torridonianos del lago pueden contener vida microscópica más antigua para inspeccionar. Parece que hace tanto tiempo que hubo múltiples calderos de vida burbujeando, cocinando una variedad diversa de formas de vida tempranas para evolucionar a los animales que conocemos hoy.

Referencia