Cocodrilos de sangre caliente prosperaron en la ola de frío del Jurásico

Venerados en la naturaleza como escalofriantes depredadores, una nueva investigación muestra que los cocodrilos no siempre han sido las criaturas de sangre fría que son hoy en día.

Los científicos que analizaron los dientes fósiles pertenecientes a algunos de los ancestros antiguos de la especie dicen que al menos un tipo de cocodrilo prehistórico era de sangre caliente.

Temperatura corporal

Los hallazgos sugieren que los animales, llamados metriorrínquidos, podrían elevar la temperatura de su cuerpo para mantenerse calientes en temperaturas bajas de una manera similar a las aves y mamíferos de hoy en día.

Steneosaurus bollensis, procedente de Holzmaden, Alemania

Los investigadores dicen que esto probablemente permitió a los animales, que vivieron durante los períodos Jurásico y Cretácico, prosperar durante un período de enfriamiento global hace unos 150 millones de años. Sus primos de sangre fría, por el contrario, lucharon por adaptarse, pero finalmente sobrevivieron.

Ser de sangre caliente fue clave para que los metriorrínquidos desarrollaran un cuerpo similar a un delfín, incluidas aletas y una aleta caudal, y se aventuraran a vivir en los océanos abiertos, dicen los científicos.

Dientes fósiles

Un equipo de paleontólogos, incluidos investigadores de Edimburgo, analizaron la composición mineral de los dientes de metriorrínquidos y una familia estrechamente relacionada conocida como teleosauridos.

Los niveles de oxígeno en el esmalte de los dientes fósiles se vieron afectados por la temperatura corporal de los animales, y medirlos permitió a los investigadores descubrir si eran de sangre fría o caliente.

Periodo Jurásico

Su análisis muestra que los metriorrínquidos podrían elevar su temperatura corporal por encima de la de los alrededores al usar su metabolismo para generar calor, lo que significa que eran de sangre caliente.

Si bien eran menos eficientes para calentarse que la mayoría de los otros animales de sangre caliente, su adaptabilidad probablemente los ayudó a sobrevivir cuando la temperatura del mar cayó al final del Período Jurásico.

Los investigadores descubrieron que los teleosaurios eran de sangre fría y se mantenían calientes de la misma manera que los cocodrilos modernos, al tomar el sol. Es posible que hayan tenido problemas para mantenerse calientes cuando la temperatura del mar cayó, lo que podría explicar en parte por qué muchos de ellos se extinguieron al final del Período Jurásico.

Este descubrimiento nos ayuda a comprender mejor estos cocodrilos extraños. Cambiaron rápidamente de animales que se parecen a los cocodrilos modernos de hocico largo, a unos con aletas, una aleta caudal y ojos enormes y orientados hacia adelante. Su transición de los habitantes de la tierra a los marinos refleja cada vez más la transformación más conocida que sufrieron los delfines y las ballenas hace millones de años.

Referencia