Extinciones como motor de la radiación morfológica de los mamíferos cenozoicos.

Los primeros linajes de mamíferos como este gran Gobiconodon de Mongolia superaron a los antepasados de los mamíferos modernos en la época de los dinosaurios. – CORBIN RAINBOLT

La limitación en la diversificación de los mamíferos modernos durante la era de los dinosaurios se debió a la competencia con mamíferos antiguos y no a la ejercida por los dinosaurios. Es el hallazgo de nuevos métodos para analizar la variabilidad de los fósiles de mamíferos dirigido por investigadores del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford, la Universidad de Oxford y la Universidad de Birmingham. El estudio, publicado en Current Biology, desafía las viejas suposiciones sobre por qué los mamíferos solo parecían diversificarse, hacerse más grandes y explorar nuevas dietas, locomoción y formas de vida, después de la extinción de los dinosaurios que no eran aves. Señala una historia más compleja de competencia entre distintos grupos de mamíferos. La nueva investigación también destaca la importancia de probar ideas antiguas y establecidas sobre la evolución utilizando las últimas herramientas estadísticas.

«Había muchos tipos interesantes de mamíferos en la época de los dinosaurios que incluían especies que se deslizaban, nadaban y excavaban, pero ninguno de estos mamíferos pertenecía a grupos modernos, todos provienen de ramas anteriores del árbol de los mamíferos«, expone Elsa Panciroli, investigadora del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford y coautora del estudio

«Estos otros tipos de mamíferos se extinguieron en su mayoría al mismo tiempo que los dinosaurios no aviares, momento en el que los mamíferos modernos comienzan a crecer, a explorar nuevas dietas y formas de vida. Según nuestra investigación, parece que antes de la extinción fueron las radiaciones anteriores de los mamíferos las que mantuvieron a los mamíferos modernos fuera de estos emocionantes roles ecológicos al superarlos«.

La mayoría de las especies de mamíferos que viven hoy tienen sus orígenes en grupos que se expandieron de forma explosiva hace 66 millones de años, cuando una extinción masiva mató a todos los dinosaurios que no eran aves. Tradicionalmente se pensaba que, antes de la extinción, los mamíferos vivían a la sombra de los dinosaurios. Supuestamente se les impidió ocupar los nichos que ya estaban ocupados por los reptiles gigantes, manteniendo a los mamíferos relativamente pequeños y sin especialización en términos de dieta y estilo de vida. Parecía que solo pudieron florecer después de que la desaparición de los dinosaurios dejó estos nichos vacíos.

Sin embargo, se utilizaron nuevos métodos estadísticos para analizar hasta qué punto estaban limitados los diferentes grupos de mamíferos en su evolución antes y después de la extinción masiva. Estos métodos identificaron el punto donde la evolución dejó de producir nuevos rasgos y comenzó a producir rasgos que ya habían evolucionado en otros linajes.

Esto permitió a los investigadores identificar los «límites» evolutivos colocados en diferentes grupos de mamíferos, mostrando dónde estaban siendo excluidos de diferentes nichos por la competencia con otros animales. Los resultados sugieren que puede que no fueran los dinosaurios los que imponían las mayores limitaciones a los antepasados de los mamíferos modernos, sino sus parientes más cercanos.

El estudio analizó la anatomía de todos los diferentes tipos de mamíferos que viven junto a los dinosaurios, incluidos los antepasados de los grupos modernos, también conocidos como therians. Al medir la frecuencia con la que aparecían nuevas características, como cambios en el tamaño y la forma de sus dientes y huesos, y el patrón y el momento de su aparición antes y después de la extinción masiva, los investigadores determinaron que los mamíferos modernos estaban más restringidos durante el tiempo de los dinosaurios que sus parientes cercanos.

Esto significaba que mientras sus parientes exploraban tamaños corporales más grandes, dietas diferentes y formas de vida novedosas como la escalada y el deslizamiento, excluían a los mamíferos modernos de estos estilos de vida, manteniéndolos pequeños y generalistas en sus hábitos.

Los investigadores sugieren que la extinción de otros grupos de mamíferos fue más importante para allanar el camino para el éxito de los mamíferos modernos. Como evidencia adicional de esto, los investigadores observaron el tamaño corporal en diferentes grupos de mamíferos. Descubrieron que tanto los mamíferos más pequeños como los más grandes mostraron la misma liberación de las limitaciones después de la extinción de los dinosaurios, lo que sugiere que el tamaño influyó poco en su éxito.

La coautora, la doctora Gemma Benevento, de la Universidad de Birmingham, dijo: «La mayoría de los mamíferos que vivían junto a los dinosaurios tenían menos de 100 g de masa corporal, que es más pequeña que cualquier dinosaurio que no sea pájaro. Por lo tanto, estos mamíferos más pequeños probablemente no habrían sido compitiendo directamente con los dinosaurios. A pesar de esto, los pequeños mamíferos muestran aumentos de diversidad después de la extinción que son tan profundos como los observados en los mamíferos más grandes«.

Referencia

  • Neil Brocklehurst, Et al. «Mammaliaform extinctions as a driver of the morphological radiation of Cenozoic mammals». Current Biology. Published:May 17, 2021. DOI:https://doi.org/10.1016/j.cub.2021.04.044