Mesopithecus pentelicus, fósiles de monos más antiguos (Mioceno) fuera de África

Tres fósiles de un mono encontrados en una mina de lignito en el sudeste de la provincia de Yunan (China) han resultado tener unos 6,4 millones de años de antigüedad, lo que indica que estos animales existieron en Asia al mismo tiempo que los simios, y son probablemente los antepasados de algunos de los monos modernos de la zona, según un equipo internacional de investigadores.

Mesopithecus pentelicus

Reconstrucción del M. pentelicus de Shuitangba. (Foto: Mauricio Antón)

«Esto es significativo porque se trata de algunos de los fósiles de monos más antiguos encontrados fuera de África«, dijo Nina G. Jablonski, profesora de antropología de la Universidad Evan Pugh, de Penn State. «Está cercano o quizá es realmente el ancestro de muchos de los monos vivos de Asia Oriental. Una de las cosas interesantes desde la perspectiva de la paleontología es que este mono se encuentra en el mismo lugar y en el mismo momento que los antiguos simios en Asia«.

Los investigadores, entre los que se encontraban Jablonski y el colaborador Xueping Ji, del departamento de paleoantropología del Instituto de Reliquias Culturales y Arqueología de Yunnan, Kunming, China, estudiaron los fósiles desenterrados de la mina de lignito de Shuitangba, conocida porque ha proporcionado muchos otros fósiles. Han informado en un número reciente de la revista Journal of Human Evolution que «La mandíbula y el fémur proximal se encontraron en estrecha proximidad y probablemente son del mismo individuo«. También se descubrió ligeramente más abajo un calcáneo izquierdo (hueso del talón) reportado por Dionisios Youlatos, de la Universidad Aristóteles de Tesalónica, Grecia, en otro artículo de la revista, que pertenece a la misma especie de mono, el Mesopithecus pentelicus.

«La importancia del calcáneo es que revela que el mono estaba bien adaptado para moverse ágil y poderosamente tanto en el suelo como en los árboles«, dijo Jablonski. «Esta versatilidad locomotora sin duda contribuyó al éxito de la especie durante su dispersión a través de los corredores de bosques de Europa a Asia«.

La mandíbula inferior y la parte superior del hueso de la pierna indican que el individuo era hembra, según los investigadores. Sugieren que estos monos eran probablemente capaces de moverse en los árboles y en tierra. Los dientes indican que podían comer una amplia variedad de plantas, frutas y flores, mientras que los simios comen principalmente fruta.

«Lo fascinante de este mono, lo cual sabemos por la antropología molecular, es que, como otros colobinos (monos del Viejo Mundo), tenía la capacidad de fermentar la celulosa«, dijo Jablonski. «Tenía un intestino similar al de una vaca«.

Estos monos tienen éxito porque pueden comer alimentos de baja calidad con alto contenido de celulosa y aún obtener suficiente energía mediante la fermentación de los alimentos y el uso de los subsiguientes ácidos grasos disponibles de las bacterias. Una vía similar es utilizada por los animales rumiantes como las vacas, los ciervos y las cabras.

«Los monos y los simios habrían estado comiendo cosas fundamentalmente diferentes«, dijo Jablonski. «Los simios comen frutas, flores, cosas fáciles de digerir, mientras que los monos comen hojas, semillas e incluso hojas más maduras si es necesario. Debido a esta diferente digestión, no necesitan beber agua corriente, obteniendo toda su agua de la vegetación«.

En efecto, estos monos no tienen que vivir cerca de cuerpos de agua y pueden sobrevivir a períodos de cambios climáticos dramáticos.

«Estos monos son los mismos que se encontraban en Grecia durante el mismo período de tiempo«, dijo Jablonski. «Lo que sugiere que se extendieron desde un centro en algún lugar de Europa central y que lo hicieron bastante rápido. Es impresionante cuando se piensa en el tiempo que tarda un animal en dispersarse decenas de miles de kilómetros a través de los bosques y las zonas boscosas«.

Si bien hay pruebas de que la especie comenzó en Europa Oriental y se trasladó desde allí, los investigadores dicen que se desconocen los patrones exactos, pero sí saben que la dispersión fue rápida, en términos evolutivos. Durante el final del Mioceno, cuando estos monos se desplazaron fuera de Europa Oriental, los simios se estaban extinguiendo o casi, en todas partes excepto en África y partes del Sudeste Asiático.

«El Mioceno tardío fue un período de cambios ambientales dramáticos«, dijo Jablonski. «Lo que tenemos en este yacimiento es una fascinante instantánea del final del Mioceno, incluyendo uno de los últimos simios y uno de la nueva orden de monos. Este es un caso interesante en la evolución de los primates porque atestigua el valor de la versatilidad y la adaptabilidad en ambientes diversos y cambiantes. Demuestra que una vez que una forma altamente adaptable se establece, tiene éxito y puede convertirse en la reserva ancestral de muchas otras especies«. (Fuente: NCYT Amazings)

Referencia